El nuevo enfoque ecológico para vivir: ¡las 5R para un hogar ecológico!

Mira el mundo: uno de nuestros principales problemas no son los ingresos, ni las opciones de estilo de vida, sino la gestión de los residuos. ¿Qué pasaría si nosotros, como seres humanos, nos capacitáramos para gestionar nuestros propios residuos y nos convirtiéramos en personas con cero residuos? Este blog te permitirá, como propietario de una vivienda, convertirte en una persona con cero residuos, haciendo que nuestro entorno sea respetuoso con el medio ambiente.

Conozca los primeros pasos que debe dar para dirigirse a un hogar con cero residuos y seguiremos adelante con el tiempo:

  1. Reduce lo que puedas.
  2. Rechaza lo que no necesites.
  3. Reutiliza lo que puedas aprovechar.
  4. Recicla lo que no se puede reutilizar, reducir y reciclar.
  5. Pierda el resto.

Las investigaciones han demostrado la importancia de las 3 R: reducir, reutilizar y reciclar. ¿Y las otras 2 R? Bueno, todavía se está investigando pero, sin duda, es práctico para ti y tu familia para empezar.

Rechaza:

Di no al almacenamiento de artículos como bolígrafos, accesorios, etc. Recuerda que cuantas más cosas metas en casa, más difícil será mantener el residuo cero. No fomentes estos comportamientos o actividades. De hecho, tu casa simboliza el funcionamiento real de tu cerebro. Si hay demasiadas cosas guardadas en casa, es señal de que tienes el cerebro y los pensamientos muy apretados, y tal vez más, psicológicamente hablando.

Reduce:

Reduzca el uso de productos no biodegradables como los plásticos. Intenta reducir los residuos húmedos y no utilizar en absoluto los residuos secos. La razón es que se pueden consumir fácilmente los residuos húmedos; por ejemplo, en lugar de pelar las verduras, podemos consumir toda la fruta/verdura sin ningún problema. También puedes reducir tu lista de la compra, mantener tus compras muy orgánicas. ¿Tal vez tener un huerto propio en tu casa prefabricada?

Reutiliza:

Reutiliza los productos desechables, como botellas o pañuelos, en lugar de utilizar servilletas de papel, por ejemplo. De hecho, en muchas oficinas e instituciones educativas, entre otras, está previsto el uso de tazas para ingerir bebidas en lugar de beberlas en los vasos de papel encerado. No sólo estás mejorando tu salud, sino que también estás marcando la diferencia en el medio ambiente que te rodea y a largo plazo.

Intenta reutilizar las bolsas de la compra, las de viaje, etc. Consigue lavar los productos con detergentes de buena calidad que no produzcan demasiados residuos.

Recicla:

El reciclaje consiste en aprovechar los productos de diversas maneras. Aquí es donde puedes ser muy creativo. Nunca se sabe cómo se pueden reciclar las botellas de plástico, por ejemplo. O siempre puedes optar por libros de texto, ropa, etc., de segunda mano.

Pudrición:

Para las personas a las que no les gusta comer los residuos húmedos que se generan a partir de ahora y tienen un jardín, siempre se puede crear una unidad de descomposición en la que, se pueden poner en el suelo para un mejor crecimiento de las plantas. También, para fertilizar el suelo. Otras opciones pueden ser convertir el cubo de la basura en una gran unidad de descomposición en la que se puede tirar el pelo que tiene queratina, las uñas, etc., que son compostables.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.